Agosto 18, 2017
LOGIN   |   REGISTER

Acerca de la Misión

Por la gracia de Dios, la Misión se está expandiendo rápidamente!

La Misión es muy amplia. Esto se refleja no solo en su presencia en más de 450 ciudades en el mundo y los más de 3.8 millones de personas que rezan todos los días las oraciones de la Misión sino en su objetivo de ayudar en los diferentes niveles de la sociedad que más influyen en nuestras vidas cotidianas y en nuestra familia.

Se dice que lo segundo más importante que podemos hacer como cristianos es rezar por nuestros líderes. Sin estas plegarias, nuestros líderes no tienen la posibilidad de derrotar al mal que acecha en los círculos de poder. En esta Misión hablamos con líderes de naciones.

Nos comunicamos con políticos y funcionarios del gobierno para recordarles que, en primer lugar, son hijos de Dios y, en segundo lugar, líderes. La separación del Estado y la Iglesia es inteligente, pero ahora tenemos miedo de mencionar a Dios en la política o, como políticos, tenemos miedo de expresar nuestro amor por Dios abiertamente. Hemos comenzando a eliminar a Dios de la política y los partidos políticos y, como consecuencia, de los gobiernos.

La Misión tiene la bendición de contar entre sus miembros a presidentes y vicepresidentes de naciones, secretarios de Estado y ministros, generales y almirantes de las fuerzas militares y presidentes de partidos políticos.

En el mundo actual, el enemigo de Dios ataca brutalmente las leyes de una nación y a las personas que las crean. Por esta razón, la Misión está hablando con jueces de Cortes Supremas y tribunales constitucionales para recordarles que los Diez Mandamientos de Dios constituyen la base del Derecho de todo el mundo y Dios no puede ser eliminado de esas leyes como muchos intentan hacerlo en la actualidad. Entre los miembros de la Misión se encuentran presidentes de Cortes Supremas de sus respectivas naciones al igual que jueces de tribunales de primera instancia, congresistas y senadores, procuradores generales de naciones y comisionados de policías.

En el mundo actual estamos venerando a dioses e ídolos falsos como nunca antes ha ocurrido en la historia de la humanidad. La Misión realiza grandes esfuerzos al hablar con personajes en los campos de música, arte, cine y deportes. Les pedimos que recuerden la influencia que tienen en las personas de todo el mundo, en especial en los jóvenes. La Misión tiene la bendición de contar con personalidades ‘famosas’ entre sus miembros, quienes ayudan a demostrar que Dios está presente en todos los campos. Estas celebridades no temen expresar su amor por Dios y demostrarlo a través de la conducta de sus vidas.

La palabra ganancia ha cambiado su significado para la mayoría de las personas, ahora significa codicia, globalización y materialismo.

Por esta razón, la Misión se reúne con líderes de sectores, presidentes ejecutivos y miembros de juntas directivas para tratar preocupaciones globales. En el mundo actual, no hay justicia social.

Asimismo, la preocupación por el prójimo no es una prioridad en absoluto para muchas empresas o corporaciones globales, lo cual debe abordarse y corregirse. La Misión se complace en contar entre sus miembros a algunos de los empresarios líderes del mundo, quienes comprenden que a través de una confraternidad de alianza en este nivel y el trabajo de todos podemos ayudar a realizar los cambios que el mundo tanto necesita.

Cuando observamos al mundo de la actualidad como individuos, vemos montañas de maldad, malicia y corrupción, y nos preguntamos cómo podemos hacer algo contra estas montañas enormes que crecen día a día. Donde quiera que miremos, vemos un abandono de Dios y ansiedad por venerar los bienes temporales del mundo. Qué se puede hacer, Soy tan solo una persona contra este acontecimiento del mundo. En esta Misión tenemos la bendición de contar con un conjunto en constante crecimiento de personas en más de 20 lugares del mundo, quienes comprenden que juntas, en nombre de Dios, al aplicar nuestros talentos y privilegios individuales, y al trabajar en conjunto por esta Misión, podemos hacer la diferencia.

El cambio personal es la única manera de salir adelante en estos tiempos. Cuando admito que necesito un cambio. El mundo puede cambiar cuando somos conscientes que debemos dejar de estar al servicio de dos maestros y asumimos que Dios existe y nos ama, y que somos hijos o hijas de Dios. Rezando juntos lo lograremos. La Misión cuenta con miles de grupos de oración que rezan las mismas plegarias para las mismas intenciones. Miles de personas rezando juntas todos los días en más de 350 ciudades y 20 lugares del mundo, un verdadero ejército. Un ejército de Dios.

La Misión cuenta con diversos programas para ayudar a cualquier persona que desee encontrarse con Dios como su Padre y con Nuestro Señor Jesús, como nuestro Salvador. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo con ayuda de la Madre de Jesús, Santísima María, reciben a cualquier persona que clame ‘ayúdame Señor, he pecado’.